Publicado por & archivado en General.

Este es el uso de las nuevas tecnologías que recomiendan los pediatras de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP)

 

El impacto que las pantallas podrían provocar en la infancia y la adolescencia preocupa desde la aparición del cine. Ya en 1930, en Estados Unidos, laFundación «Payne» realizó los primeros estudios sobre ello. El uso que los niños hacen de las pantallas puede aportar indudables beneficios, como favorecer el contacto con el mundo exterior, la comunicación interpersonal y ser un elemento innovador de ocio y entretenimiento, entre otros. Sin embargo, su utilización va acompañada de riesgos y daños como: el desarrollar hábitos de vida no saludables, la recepción de información inexacta, el acceso a contenidos inadecuados o perjudiciales, la violación de la intimidad y el acoso cibernético. La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria de Atención Primaria (Sepeap) pretende aportar respuestas a las familias de los niños que se inician con las nuevas tecnologías.

El pediatra de Atención Primaria tiene un papel decisivo a la hora de potenciar un uso racional de las pantallas entre los menores, ya desde los primeros años de la vida, y detectar riesgos y posibles daños provocados por una indebida utilización. Puede hacerlo desde su contacto con los niños, adolescentes y sus familias en la consulta, promocionando un buen uso de la tecnología que contribuya a un adecuado desarrollo psicofísico y social de los menores.

El uso del ordenador en la infancia está muy extendido y aún más el uso de la red. Esta pantalla es utilizada por los menores desde edades muy tempranas incrementando sus conexiones a Internet a lo largo de la infancia, desde el 43,6%, entre los tres y seis años, hasta superar el 90% en la adolescencia, momento en que las conexiones a la red superan al visionado de la televisión. Estos datos eran de 2015.

 

Según datos de 2017 del Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), el 94,2% de los hogares con niños dispone de ordenador, el 77,6% de tablets y el 95,6% tiene acceso a internet en la vivienda. Siete de cada diez niños de 10 a 15 años disponen de teléfono móvil y más del 90% han usado Internet en los últimos 3 meses.

En cuanto al teléfono móvil existe una clara diferencia de disponibilidad según la edad de los niños. El 90% de los niños de 13 a 15 años tienen teléfono móvil frente al 48% de los de 10 a 12 años. Los niños entre 10 y 12 años ya usan en un 91,8% internet, principalmente en sus hogares, y este porcentaje sube al 98,3% entre los 13 y 15 años.

El uso de las pantallas puede aportar beneficios como el acceso a la información y al conocimiento, es una manera de entretenimiento y diversión y favorece la socialización y las relaciones interpersonales. Son una potente herramienta didáctica y de gran utilidad para las tareas escolares.

Como riesgos pueden dificultar la comunicación intrafamiliar y restar tiempo para otras actividades, exponer a los menores a información falsa, o contenidos inapropiados, además de exponerles a comprometer su privacidad. También pueden ver alterado su sueño y fomentar el sedentarismo.

El Consorcio europeo EU Net ADB, en el estudio sobre Conductas Adictivas a Internet entre los adolescentes, las define como: «un patrón de comportamiento caracterizado por la pérdida de control sobre su uso, que conduce paulatinamente al aislamiento y al descuido de las relaciones sociales, de las actividades académicas y recreativas, así como en la salud y la higiene personal». En Europa, las conductas adictivas las presentan el 1,2% de los adolescentes y el 12,7% están en riesgo de padecerla. En España, estos valores son superiores llegando al 1,5% y 21,3%, respectivamente.

El riesgo más peligroso al que están expuestos los menores que usan las nuevas tecnologías es el ciberbullying.

El uso recomendado por los pediatras de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) es:

• Hasta los 18 meses, evitar la exposición a las pantallas.

• De 18 a 24 meses, iniciar el visionado de programas de calidad en compañía de los padres.

• De 2 a 5 años, visión de contenidos de calidad, acompañados de los padres y máximo una hora diaria.

• Desde los 6 años se debe buscar el equilibrio entre el uso de pantallas y otras actividades propias de sus edades.

• Se deben evitar las pantallas durante las comidas, horas de estudio y antes de dormir.

• Se debe evitar la existencia de dispositivos en el dormitorio y asegurar que el menor practique suficiente ejercicio físico y tenga las horas necesarias de descanso nocturno.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia.

 

Fuente: https://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-pediatras-recomiendan-no-usar-pantallas-menores-18-meses-201809040222_noticia.html

Deja un comentario

  • (no será publicado)