Publicado y archivado en General.

El juego, ideado en el Hospital Niño Jesús, pretende valorar más fácilmente el grado de sufrimiento

 

El Hospital Infantil Niño Jesús (Madrid) ha lanzado  PainAPPle, una aplicación móvil que mide el dolor de los niños y facilita su tratamiento. A través de una tableta, el menor interactúa con dibujos animados y música con el fin de expresar cómo se siente. Los médicos pretenden valorar de forma más sencilla el sufrimiento de los más pequeños que aún no hablan o tienen dificultades para expresarse. De esta forma, podrán determinar el tratamiento más adecuado. La aplicación se ha puesto en marcha en niños en postoperatorio, pero se podría ampliar a otras especialidades del hospital.

 

“La idea es conseguir másintereacción con el niño a través del juego. Hasta ahora se medía con escalas en cartulinas de papel que iban del cero al 10 o por el llanto. Al final de la evaluación, tienen un juego de recompensa.”, explica Ernesto Martínez, responsable de anestesia del hospital y principal investigador del proyecto. La enfermera que atiende al niño valora los resultados que se traducen en escalas en función de la edad. Los datos se registran y permiten llevar un seguimiento del tratamiento de los menores y cambiarlo si fuera necesario.

 

La aplicación tiene una pantalla principal de filiación en la que hay que registrar el nombre, el peso y la edad. Al ir pasando las pantallas, el niño marca el dibujo con el que se siente más identificado. Si señala una carita sonriente, el juego le responde con un dibujo de un sol y sonido de aplausos. En cambio, si se siente mal, el niño recibirá un icono de tormenta y música de error. “Los niños de dos y tres años lo han utilizado sin problema, enseguida aprenden y les encanta. Además, si juegan, es que no tienen dolor”, explica Martínez.

En la edad temprana el sistema nervioso aún se está formando y someterse a un dolor intenso puede llevar a estos niños a ser más sensibles al dolor y desarrollar hiperalgesia -sensibilidad excesiva al dolor-, en un futuro.

Publicado y archivado en General.

Solo la neonatología está reconocida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Servicios Sociales e Igualdad como Área de Capacitación Específica

 

Hace dos años, la Asociación de Pediatría de España consideró oportuno organizar una jornada para potenciar y promover la figura del pediatra, un especialista dedicado en exclusiva a la salud infantil. El pasado miércoles 5 de octubre, se celebró la tercera edición del Día de la Pediatría bajo el lema Recuerda: el mejor médico para el niño es el pediatra. El objetivo es defender “el papel de nuestra especialidad, el de los profesionales pediátricos y el mantenimiento de la calidad de la atención pediátrica  como garante de la mejor salud infantil”, reza la AEP en su página web.

 

La actuación de este facultativo es fundamental. Su especialización puede ayudar, por ejemplo, al 10% de los bebés prematuro, de los que 3.000 son grandes prematuros o lo que es lo mismo, bebés que nacen antes de la semana 32 de gestación. Pero, el objetivo es que los más de ocho millones de menores de 18 años en España reciban el tratamiento más adecuado a su dolencia.

 

La AEP nos recuerda que el 10% de los niños y el 20% de los adolescentes padece un trastorno psiquiátrico; el 30%, cuenta con sobrepeso; un 15% tiene problemas de asma y el 6% tiene algún tipo de alergia, entre otras dolencias. Y entre el 10 y el 15% de los adolescentes convive con una enfermedad crónica. Y, cada año, se diagnostican en España unos 1.100 nuevos casos de cáncer en menores de 14 años.  A pesar de ser una enfermedad rara, los tumores malignos en la infancia son la primera causa de muerte por enfermedad hasta los 14 años. El tipo más frecuente en los niños es la Leucemia (25%), seguido de los tumores del Sistema Nervioso Central (19,6%) y los linfomas (13,6%), según el Registro Nacional de Tumores Infantiles. “Todos ellos tienen derecho a ser atendidos por un especialista”, recalcan.

Hay que tener en cuenta que “solo la neonatología está reconocida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad como Área de Capacitación Específica en Pediatría”. Por ello, la AEP denuncia “la falta de pediatras y de especialidades”. La AEP lleva cerca de 30 años solicitando dicho reconocimiento y lo hará incansablemente hasta que este se produzca. “La principal consecuencia del no reconocimiento de las especialidades pediátricas por parte del Ministerio es fundamentalmente la ausencia de una formación específica en aquellas patologías y metodologías que son extremadamente complejas”, asegura el profesor Serafín Málaga, presidente de la Asociación Española de Pediatría, en un comunicado.

El riesgo radica, según añade en el texto el doctor Fernando Malmierca, vicepresidente de la AEP y coordinador del Día de la Pediatría, “en que la falta de oportunidades de formación en las diferentes áreas pone en grave riesgo el modelo de atención pediátrico tal y como lo conocemos hoy en día”. De hecho, la situación de la pediatríade Atención Primaria (AP) es un claro ejemplo de la debilidad actual que está viviendo el modelo: la saturación en sus consultas y la carencia de oferta de puestos de trabajo en centros de salud han dado como resultado que en torno al 30% de las plazas de pediatría de AP no esté siendo ocupadas por especialistas pediátricos.

 

El escaso número de profesionales especializados es solo la punta de iceberg de la situación pediátrica actual, puesto que a ello “debemos sumar las pocas plazas de formación pediátrica vía MIR, que un año más no han alcanzado el número de acreditadas necesarias (se han convocado 413 de las 433 que están acreditadas).

“Con la carencia actual de pediatras, y la falta de oferta de plazas de formación pediátrica vía MIR, este modelo está ya en claro peligro de pervivencia”, señala el coordinador de Día de la Pediatría.

Publicado y archivado en General.

El Premio Andalucía Excelente 2016 en Medicina al Grupo Pediátrico Uncibay fue recogido el pasado 28 de Octubre por el coordinador Manuel Baca en una gala celebrada en Sevilla.

En esta página web encontraréis el vídeo de nuestro Grupo.
image002-1

Publicado y archivado en General.

Más de 150 países cambian a la vez la vacuna contra esta enfermedad en el mayor esfuerzo de coordinación en la historia de la salud pública

 

El mundo nunca había estado tan cerca de acabar para siempre con la polio. La amenaza de esta enfermedad sin cura, que ha incapacitado a millones de niños durante décadas, está a punto de desaparecer. Cuando lo haga, será la segunda enfermedad infecciosa –la primera fue la viruela— erradicada gracias a la vacunación. Y habrá sido, en gran parte, gracias al mayor esfuerzo de coordinación internacional en la historia de la salud pública. Se le ha llamado the switch ( el cambio) , y es un paso de gigante para empezar a escribir el final de esta historia.

 

De forma sincronizada, 155 países de todos los continentes han empezado a utilizar una nueva vacuna contra la polio y se han deshecho de la anterior. En solo dos semanas, y gracias a un ingente esfuerzo logístico que llevaba años fraguándose, se ha reemplazado en todo el mundo la vacuna trivalente oral, que protege contra las tres cepas del virus que causa la enfermedad, por una nueva que solo lo hace contra dos serotipos, el 1 y el 3. El objetivo de este reto sin precedentes es impedir que el virus siga circulando.

Las campañas masivas de vacunación han conseguido que la poliomielitis sea solo una sombra de lo que fue. En poco menos de dos décadas los casos se han reducido un 99%, de los 350.000 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calculaba en 1988, a los 74 que se notificaron el año pasado. Todos en los dos únicos países donde nunca se ha conseguido detener la transmisión de la enfermedad: Afganistán y Pakistán. Sin embargo, en 2015 también se dieron 32 casos de parálisis derivadas del uso de la vacuna atenuada.

 

Riesgo de mutación

 

La vacuna trivalente oral ha sido tremendamente útil para eliminar la polio en buena parte del mundo. Solo cuesta unos pocos céntimos y es tan fácil de administrar que no hace falta personal sanitario: cualquier voluntario puede dejar caer unas gotas en la boca de un niño. Sin embargo, tiene un riesgo, y es que puede provocar nuevos casos de la enfermedad. La vacuna contiene virus debilitados que, en algunos casos (baja cobertura vacunal por situaciones de conflicto, por ejemplo), pueden mutar y recuperar la capacidad de provocar parálisis.

La cepa del tipo 2, la que ahora se elimina, es la que ha estado causando estos brotes. En su versión salvaje, no se ha detectado desde 1999. Por tanto, todos los casos ocurridos desde entonces son derivados de la vacunación. “Hemos conseguido reducir sustancialmente la polio salvaje, pero la otra está cobrando mayor importancia y se está extendiendo en otros países”, explica a Planeta Futuro Michel Zaffran, coordinador del programa de inmunización de la OMS. “Era el momento de cambiar porque estaba dando más problemas que beneficios. Vamos a correr el riesgo”, añade.

En los últimos meses, se han dado casos, incluso brotes, de polio en países como Nigeria, Madagascar, Laos o Ucrania, lugares, explica Zaffran, donde hay una baja cobertura de la inmunización rutinaria. “A veces puede ser a causa de un conflicto puntual; en otros casos, hay pequeños grupos de población a los que por motivos políticos, religiosos o étnicos no llegan los servicios sanitarios”, explica.

 

En 2020, todas inyectables

 

En última instancia, todas las vacunas orales deberán ser sustituidas por las inyectables, que usan virus inactivados (muertos) y que se emplean ya en la mayoría de países desarrollados. Para 2020, según Zaffran, en todo el mundo debería vacunarse ya con las inyectables. En un paso intermedio, la OMS recomienda que se reemplace una de las dosis de la vacuna oral por la inyectable.

Durante algún tiempo, explica Zaffran, habrá un pequeño riesgo de contagio, porque algunos niños quedarán sin protección contra una de las cepas. Por eso todos los países han tenido que hacer el cambio a la vez y tan rápido y por eso también está siendo decisiva la monitorización para comprobar que todos los países destruyen correctamente todas las existencias que les quedaban de la vieja vacuna. Si se produjera algún caso de polio tipo 2 la OMS cuenta con una reserva mundial de emergencia de millones de dosis monovalentes (solo para esa cepa).

“Durante un corto periodo de solo dos semanas 155 países han cambiado de la vacuna oral de la polio trivalente a la bivalente en la que ha sido la mayor retirada de vacunas coordinada de la historia. Os doy las gracias a vosotros y a vuestros países por esta maravillosa proeza”, dijo Margaret Chan, directora general de la OMS a los delegados de la Asamblea Mundial de la Salud reunidos en Ginebra.

Los países volvieron a comprometerse a luchar para acabar cuanto antes con la enfermedad a través de la Iniciativa Mundial de Erradicación de la Poliomielitis (GPEI en sus siglas en inglés), un proyecto nacido en 1988 (durante la 41 Asamblea Mundial de la Salud) que involucra desde entonces a la OMS, Unicef, la Rotary Foundation, gobiernos nacionales y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Publicado y archivado en General.

Cirujanos pediátricos del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba han obtenido un premio en el último Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cirugía Laparoscópica y Robótica (Secla), celebrado en Cáceres en mayo de este año, por el trabajo titulado ‘Análisis del cierre de la base apendicular con sutura endolazo de poliglactin frente a endograpadora en niños’.

Según informa la Junta de Andalucía, el reconocimiento consiste en una beca para realizar una estancia de tres meses en uno de los centros de referencia mundial en cirugía laparoscópica infantil, el Hospital Universitario de Lapeyronie de Montpellier, para ampliar conocimientos en este campo de la medicina. La comunicación fue presentada por Josué Betancourt Alveranga, residente de quinto año, que realizará la estancia en dicho centro.

El trabajo que ha merecido este premio se centra en intervenciones de apendicitis por laparoscopia realizadas en 80 pacientes en edad pediátrica durante los últimos cinco años, en las que se utilizó hilo de sutura en lugar de los endocortadores mecánicos.

El estudio señala que la efectividad y seguridad es similar en ambos casos en este tipo de cirugía, si bien el coste económico se reduce de manera considerable con el hilo manual, que se usa fundamentalmente para cerrar el intestino una vez que se extirpa el apéndice y también para el sellado de los paquetes vasculares en cirugía abdominal.

Cabe destacar que cirujanos pediátricos, anestesistas y personal de enfermería del complejo sanitario cordobés se iniciaron en el uso de la cirugía laparoscópica infantil hace ya 12 años –continuamente realizan cursos y rotatorios por hospitales especializados a nivel internacional– y desde entonces han realizado centenares de intervenciones para tratar patologías digestivas, torácicas y urológicas, fundamentalmente.

También, llevan a cabo actuaciones por laparoscopia en neonatos y lactantes que presentan una malformación congénita que precisaba cirugía para su corrección. En este sentido, las cirugías realizadas hasta el momento han permitido corregir defectos anorectales complejos, realizar colostomías en recién nacidos y también diagnosticar posibles complicaciones de patologías abdominales.

En la actualidad, numerosas operaciones que se practican a pacientes pediátricos en este servicio se realizan por laparoscopia, ya que ha pasado de estar considerada una práctica puntual a formar parte de la actividad rutinaria de la especialidad y ser cada vez más demandada por los propios padres.

LAS VENTAJAS

Las principales ventajas de la laparoscopia en niños frente a la cirugía convencional se relacionan con un mejor postoperatorio y recuperación –al ser un procedimiento menos agresivo–, más confort para el paciente y la estancia en el hospital también se reduce. Generalmente, el bebé o niño se ahorra entre tres y cuatro días de ingreso, si bien en algunas intervenciones se puede acortar el ingreso hasta una semana.

Con esta técnica se accede al organismo por medio de mínimas incisiones que permiten introducir el instrumental necesario y una microcámara para guiar la cirugía. Además, los pequeños se recuperan, reinician su alimentación y deambulan mucho antes, y a esto hay que añadir el beneficio estético de portar mínimas cicatrices.

Los cirujanos pediátricos del complejo sanitario cordobés están capacitados para llevar a cabo la práctica totalidad de las técnicas por laparoscopia posibles en la infancia, con resultados “tan buenos” como los que se logran con la cirugía abierta convencional.

Publicado y archivado en General.

El acoso escolar o bullying es una situación abuso o maltrato –físico o psicológico– mantenido en el tiempo, sufrido por un menor y realizado por uno o varios de sus compañeros, todo ello dentro del ámbito académico. Se trata de una práctica que está generando una preocupación creciente en nuestra sociedad, debido al aumento de los casos detectados, y a que sus efectos permanecen en el tiempo, habiéndose constatado casos de suicidios por su causa.

Agresiones físicas, como golpes, zarandeos o zancadillas, pero también psicológicas como coacciones, hostigamiento, insultos o amenazas, son las armas que suelen utilizar los acosadores para menoscabar la voluntad y la autoestima del acosado, así como para facilitar los sentimientos de exclusión, marginación y aislamiento social; mientras que el agresor se siente reforzado en su autoridad en detrimento de su víctima.

El acoso escolar suele abarcar únicamente las agresiones entre iguales –y no aquellas que se produzcan por parte de un profesor o padre a un pequeño–, incluyendo en este tipo las conductas de los niños mayores en edad o curso hacia estudiantes de cursos inferiores; igualmente, se incluyen las conductas agresivas que se llevan a cabo fuera de las inmediaciones escolares, pero que se producen entre compañeros.

Bullying, un problema mundial

 

El acoso escolar o bullying es un problema global que afecta a todos los países, y que se suele dar principalmente entre los 12 y los 16 años; en algunos países se ha calculado que el porcentaje de menores afectados, ya sea por agresión física o verbal, es de uno de cada tres alumnos, como en el caso de México o Brasil, mientras que en otros países este porcentaje se eleva a uno de cada dos, según datos de la UNESCO.

Esta situación se está agravando y generalizando en los últimos años debido también al mayor acceso a la tecnología por parte de los menores, ya sea en el uso de Internet, o de dispositivos como los teléfonos inteligentes, lo que está propiciando una nueva modalidad de acoso, denominada ciberbullying o ciberacoso, donde existe un mayor sentimiento de impunidad por parte del agresor.