Publicado y archivado en General.

Entre las infectadas, el porcentaje de adelantos del parto se ha reducido respecto al del principio de la pandemia

 

Las embarazadas infectadas de coronavirus tienen un riesgo mayor que el resto de las gestantes de tener un bebé prematuro. Eso es lo que dicen los diversos estudios que ha habido hasta ahora, aunque el hecho es que ese porcentaje ha ido descendiendo, de acuerdo con el registro de neonatología covid de la sociedad científica de neonatólogos (Seneo). “El primer mes [de pandemia] llegó al 20%, ahora está alrededor del 8%. La media [de partos prematuros, en general] en España está en el 6,7%”, dice Manuel Sánchez Luna, presidente de la Seneo, que tiene ya el estudio correspondiente aprobado para publicar en Frontiers in Pediatrics y Pediatrics, dos revistas importantes del área. Un grupo de especialistas dirigidos por Óscar Martínez Pérez, adjunto del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda (Madrid), publicó en Medrvix —que recoge notificaciones sin que hayan sido revisadas por otros especialistas, al contrario de lo que sucede con las revistas tradicionales— un artículo que, con datos del final de la primera ola, fijaba el porcentaje de prematuros en el 13,8%.

Teniendo en cuenta que el virus no ha cambiado sustancialmente desde que inició la pandemia, no se le puede atribuir la mayor o menor tasa de prematuros, explica Sánchez Luna. En su registro ―“el mayor de una sociedad científica del mundo”, afirma― hay ya datos de más de 1.100 recién nacidos de madres con covid, además de otra cincuentena de niños infectados al poco de nacer.

 

Los sanitarios trasladan a un bebé para realizarle la prueba de la covid-19, en el Hospital Materno Perinatal Mónica Pretelini Sáenz de México.

Los sanitarios trasladan a un bebé para realizarle la prueba de la covid-19, en el Hospital Materno Perinatal Mónica Pretelini Sáenz de México.

El especialista apunta a dos factores para justificar este descenso. Uno, que ahora las madres a las que atienden, aunque tengan el coronavirus están, en general, en mejor estado. Al principio de la pandemia, aparte de que había menos conocimiento sobre la situación, llegaban peor, y a una mujer en mal estado puede ser más conveniente adelantarle el parto, o su propio proceso lo provocaba. Ahora se les hace análisis (una PCR) a todas las embarazadas, “y la mayoría son asintomáticas”, dice el médico. Otro factor fue que, durante la primera ola, se redujo la disponibilidad de camas al ser desviadas desde las plantas de maternidad a las zonas con pacientes de covid.

Mientras, el estudio recogido en el repositorio Medrvix analizó 1.009 embarazos, 246 de los cuales eran de mujeres con coronavirus, entre la tercera semana de marzo y la primera de mayo. El texto señala que “en las mujeres con SARS-CoV-2, hay una morbilidad mayor asociada a infecciones”. Esto se refleja, dicen, en más nacimientos prematuros, más roturas de membranas en el momento de nacer y, en consecuencia, en más niños que pueden necesitar ingresar en cuidados intensivos.

Los otros participantes en el proceso, los niños, “no se han infectado”, destaca Sánchez Luna. Su grupo se reunió el jueves, y las conclusiones son que “los recién nacidos de madres con covid nacían sanos” y que después,“si se mantenían las medidas que aconseja la Seneo, iban bien”. Se refiere el médico al mes de abril, cuando se estableció que no hay que separar a los recién nacidos de su madre con covid, criterio que recogió el Ministerio de Sanidad en su protocolo de atención al parto en mayo. “Hay que vigilarlos, claro, pero hay que mantener el contacto piel con piel, no bañarlos para que no pierdan las colonias de bacteria de la piel y mantener la lactancia”, dice Sánchez Luna, quien afirma que las infecciones de estos niños van a ser “anecdóticas y sin gran repercusión”.

 

 

Fuente: elpais.com

Publicado y archivado en General.

«Con la Unidad de Adolescentes buscamos atender a esta población, que tiene unas necesidades de salud propias que no estaban atendidas»

 

SUR. En Quirónsalud Málaga acaban de inaugurar una Unidad integral y multidisciplinar del Adolescente centrada en la atención, tanto en consultas como en urgencias, de jóvenes entre 11 y 15 años. ¿A qué se debe esto?
Conocíamos que era un sector de la población que no tenía un excesivo arropamiento por parte de los servicios sanitarios lo que, con todo esto de la pandemia que estamos sufriendo, se ha puesto aún más de manifiesto. Así que nos parecía que era el momento de empezar algo específico totalmente dirigido hacia los adolescentes.

¿Cuáles son las patologías más frecuentes en esta población?
Hay desde patologías a corto plazo hasta patologías a largo plazo. Pero realmente nosotros lo que queremos es empezar sensibilizando en un escalón previo. Igual que hace unos años no se les daba ninguna importancia a las revisiones del lactante y la madre solo lo llevaba al pediatra cuando estaba enfermo, el adolescente no tiene ningún tipo de control. Y es necesario recordar que, como en cualquier otro momento de la vida, precisan sus controles específicos. Por eso la prevención, como siempre ocurre en medicina, es la mejor de las armas. Una vez transmitida esta idea, el segundo paso es tratar la patología inmediata, cuya gravedad ha quedado de manifiesto en muchos casos al hilo de la situación que estamos viviendo. Nosotros hemos querido llamarlo «el drama oculto de la pandemia».


¿A qué se refieren con esto?
Pues a haber destapado una gran cantidad de situaciones, de conflictos de personalidad o de comportamientos que están sufriendo los adolescentes y que apenas se conocían. A esto se suma el atrapamiento, en el sentido de adicción, por parte de todos los medios tecnológicos actuales; así como el insuficiente cuidado de su cuerpo, que va desde la falta de salud reproductiva a la obesidad, que es una verdadera plaga en España. No hay que olvidar que, a medio y
largo plazo, estamos sembrando la salud del futuro en estos niños y adolescentes, tanto en lo relativo al peso, como a otras cuestiones como las vacunas. Por ejemplo, con una dosis de la del papiloma humano evitamos la posibilidad de que desarrollen cáncer de útero 30 años después. En definitiva, el abanico de cosas a cuidar que tenemos es tremendo. Por eso en Quirónsalud Málaga hemos querido dar el primer paso.

¿Cómo tiene que ser el trato con estos chicos?
Totalmente distinto, por eso era necesario hacer una unidad absolutamente diferenciada. Hay que recordar que no se trata de niños, pero tampoco de adultos. Hablan un lenguaje propio, y hay que establecer una empatía con ellos, que no siempre es fácil. Por todo ello estoy convencido que se irán implantando este tipo de unidades específicas en todos los niveles.

Ha comentado antes el tema del lactante. En Quirónsalud tienen un especial cuidado de los bebés a través de la Unidad de Neonatología, ¿no es así?
Por supuesto. Nosotros creemos en una pediatría integral, que empieza desde que la mamá está embarazada. Posteriormente realizamos un seguimiento integral en consulta, en las diversas especialidades. Además, ponemos mucho hincapié en la medicina preventiva, con un centro de vacunación de referencia a nivel nacional y, por supuesto, cuando estos chicos caen enfermos, los atendemos en en urgencias, consultas o en los ingresos. Con esto abarcamos
todos los servicios necesarios para que la atención sanitaria de los niños sea un éxito y se mantenga con el paso de los años.

Y para quienes tengan aún reticencias con el tema de la seguridad frente al Covid-19 en los hospitales, ¿qué protocolos se siguen en Quirónsalud Málaga y cómo se garantiza el bienestar de estos niños y adolescentes?
Lo primero es asegurar que en la actualidad en nuestro país todos estamos sensibilizados con medidas anti Covid. En nuestro caso hemos pasado toda una serie de verificaciones nacionales e internacionales que garantizan
que se cumplen todos los estándares anti Covid. Pero es que además quiero aprovechar para poner el foco en algo muy importante: una cosa era el inicio de la pandemia, en la que buscábamos limitar la proximidad humana en los centros hospitalarios, y otra es ahora. Esa idea no puede permanecer porque estamos viendo patologías muy avanzadas que, cuando se diagnostican, ya es tarde. Me consta que está pasando en los adultos, pero es más llamativo si cabe en pediatría. Así que es importante tranquilizar a la población, recordar que la situación en los hospitales está totalmente controlada, y que en caso de duda ante cualquier incidencia con sus hijos, los padres deben acudir a un profesional de la pediatría a que les verifiquen cuál es la situación antes de que vaya a más.

 

 

 

Fuente: Diario Sur

Publicado y archivado en General.

Pediatría y Neonatología recuerdan que a un 10% de los casos les corresponde la primera dosis estando hospitalizados

En España, entre el 14 y el 30 por ciento de las gastroenteritis agudas están causadas por el rotavirus, requiriendo hospitalización en uno de cada cuatro casos. Los recién nacidos prematuros constituyen la población de mayor vulnerabilidad frente a este virus que afecta, sobre todo, en los dos primeros años de vida, tanto por el riesgo de contagio como por la mayor probabilidad de presentar complicaciones.

Por este motivo, la Asociación Española de Pediatría (AEP) y la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) han elaborado un documento de consenso en el que abogan por la vacunación frente al rotavirus sin retraso de los neonatos pretérmino, aunque esto suponga administrarla durante la hospitalización.

El escrito elaborado por ambas sociedades científicas incluye una serie de recomendaciones a seguir para llevar a cabo esta vacunación de forma eficaz y exitosa, además de recopilar la evidencia científica existente al respecto. Según los expertos, esta medida podría beneficiar a un 10 por ciento de los recién nacidos prematuros.

 

 

En España, entre el 14 y el 30% de las gastroenteritis agudas están causadas por el rotavirus

 

 

Mayor riesgo de enfermedad grave

En palabras de Máximo Vento Torres, presidente de la SENeo, los prematuros y los neonatos con bajo peso al nacer presentan un mayor riesgo de enfermedad grave por rotavirus incluso varios meses después del nacimiento.

 

“En lactantes menores de dos años, pueden surgir dificultades para reponer la pérdida de líquidos”

 

“Esto se debe a que han tenido una menor transferencia materna de anticuerpos, y a que la tasa de lactancia materna en ellos es menor que en aquellos recién nacidos a término”, aclara. Por este motivo, añade Javier Álvarez Aldeán, del Comité Asesor de Vacunas de la AEP (CAV-AEP), “resulta especialmente necesario protegerles frente a la posible infección. La vacunación frente a este virus en niños prematuros ha mostrado una eficacia similar a la comunicada en los niños nacidos a término y una relación beneficio-riesgo adecuada para su utilización”.

La infección por rotavirus cursa en forma de vómitosdiarrea y, a veces, fiebre. “Generalmente, la infección suele evolucionar de forma favorable con la curación en pocos días. Sin embargo, especialmente en lactantes menores de dos años, si la diarrea y vómitos se producen con demasiada frecuencia, pueden surgir dificultades para reponer la pérdida de líquidos a través de la ingesta y aparece la deshidratación, que supone la principal causa de hospitalización por gastroenteritis aguda en nuestro país”, explica Vento.

Riesgo potencial de transmisión horizontal

La AEP y la SENeo insisten en que los prematuros reciban la vacuna sin retrasos, incluso durante la hospitalización si fuera necesario. “Con frecuencia los prematuros, especialmente aquellos cuyo peso es inferior a 1.500 gramos, suelen estar hospitalizados cuando les corresponde la administración de la primera dosis, y siempre que la condición clínica del niño lo permita la vacunación debe realizarse a tiempo, incluso si están hospitalizados, ya que esperar hasta después del alta puede conllevar que se supere la edad para recibir la vacuna, y, en definitiva, que se reduzca la cobertura en esta población”, añade Álvarez Aldeán.

Según recoge este documento, una de las razones por las que la vacuna se utiliza menos en prematuros hospitalizados que en recién nacidos llegados a término es el riesgo potencial de transmisión horizontal.

En este sentido, Vento asegura que “tanto el riesgo de diseminación a otros niños como consecuencia de la eliminación del virus vacunal en heces como el de infección nosocomial durante la hospitalización resultan bajos, según los estudios realizados.

En cuanto a los efectos adversos, los análisis han probado que la frecuencia de fiebre, vómitos, diarrea e irritabilidad resultan similares entre niños vacunados y aquellos a los que se les ha administrado el placebo, lo que prueba su seguridad”.

 

Recomendaciones generales en prematuros

Álvarez Aldeán incide en que en el caso del rotavirus se deben seguir las mismas recomendaciones generales de vacunación para prematuros que propone el Comité Asesor de Vacunas de la AEP.

 

“Se debe vacunar al recién nacido según su edad cronológica e independientemente de su edad gestacional”

 

“En términos generales, se debe vacunar al recién nacido de acuerdo con su edad cronológica e independientemente de su edad gestacional, iniciar la vacunación a partir de las seis semanas de vida y no retrasar la edad de vacunación, salvo en situaciones excepcionales” insiste el experto.

“La efectividad de la vacunación en neonatos prematuros -continúa- es elevada y la reactogenicidad es similar a la de los recién nacidos a término, por lo que la vacuna frente al rotavirus debería ser una práctica habitual en las unidades de Neonatología cuando se alcanzan las seis u ocho semanas de vida en prematuros clínicamente estables”.

 

Fuente: redaccionmedica.com

Publicado y archivado en General.

  • Estas jornadas, organizadas por el Grupo Pediátrico Uncibay y Quirónsalud Málaga, cumplen 10 años actualizando conocimientos de especialistas médicos.

  • La jornada tratará aspectos desde el recién nacido sano hasta el gravemente enfermo, haciendo especial hincapié en la importancia de la lactancia materna así como en la patología respiratoria y la prevención del ahogamiento infantil.

El Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud Málaga y el Grupo Pediátrico Uncibay cumplen 10 años celebrando su anual Encuentro de Pediatría, que tendrá lugar los días 29 de junio y 6 de julio de manera virtual debido a la actual pandemia por Covid-19. Las jornadas, que reúnen cada año a más de 200 especialistas a nivel internacional, se centrarán en los avances en neonatología, la lactancia materna en el prematuro, el seguimiento del neonato o la patología respiratoria en el recién nacido, haciendo hincapié en la prevención del ahogamiento infantil, ya que, según la Sociedad Española de Pediatría, el 70% de las víctimas por ahogamiento son menores de seis años.

 

ENCUENTRO NEONATOLOGIA DR MANUEL BACA. ARCHIVO

 

El encuentro estará compuesto por sesiones interactivas, mesas redondas y casos reales, que serán las claves para conseguir un programa dinámico, práctico y de interés para los profesionales. Como novedad, esta edición contará con la intervención en formato entrevista del doctor Manuel Sánchez Luna, presidente de la Sociedad Española de Neonatología, quien además intervendrá con una ponencia sobre la protección pulmonar integral desde el nacimiento en prematuros.

Durante todo el programa se evaluarán las actuaciones clínicas, diagnósticas y terapéuticas que se están empleando o se van a emplear en Neonatología, con referentes de nivel internacional como ponentes que, gracias al streaming, podrán intervenir desde Italia o Estados Unidos; con el fin de informar, enseñar y compartir todas las novedades en los tratamientos y técnicas necesarias para ofrecer el mejor cuidado a los recién nacidos.

 

Programa:

MARTES 29 JUNIO 2021

TALLER-SEMINARIO DIGITAL 1 (Sponsor General Electric) “¿PORQUE NO…, INTELIGENCIA ARTIFICIAL?”

16:00 – 16:30: Cómo hacer desaparecer el papel en un servicio de neonatología… sin morir en el intento.

Dr. Felix Castillo, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona

16:30 – 16:40: DISCUSIÓN

16:40 – 16:55: INAUGURACION MESA SOBRE PATOLOGIA INFECCIOSA NEONATAL… “Y SU… HISTORIA INTERMINABLE”

17:00 – 17:25: Puesta al día en la utilización de antibióticos en neonatología

Dr. Pablo Sanchez, Estados Unidos

17:25 – 17:50: ¿Es útil la profilaxis en los problemas infecciosos en neonatología?

Dr. Paolo Manzoni, Italia

17:50 – 18:05: DISCUSIÓN

18:05 – 18:20: COFFEE-BREAK MESA SOBRE EXCELENCIA EN NEONATOLOGIA

18:20 – 18:45: El top de los artículos de neonatología en los pasados meses, siempre… “la vida es bella”

Dr. Javier Díez, Neonatólogo. Hospital Torrecárdenas, Almería

18:45 – 19:10: Un ejemplo de regionalización en la asistencia neonatal; el papel de la lactancia materna

Dr. José Luis Leante, Hospital General Universitario Santa Lucía, Cartagena

19:10 – 19:35: Novedades en las recomendaciones de reanimación neonatal en 2021: de la evidencia……. A las nuevas guías

Dr. Alejandro Ávila, neonatólogo. Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña

19:35 – 19:50: DISCUSIÓN

19:50 – 20:45: PRESENTACIÓN INTERACTIVA: MINUTOS… HORAS…DÍAS DE ORO PARA EL PREMATURO

Dra. Sonia Caserio, Neonatóloga. Hospital Universitario Río Hortega, Valladolid

MARTES 6 JULIO 2021

TALLER-SEMINARIO DIGITAL 2 (Sponsor Hospital Hispania) “¿SIEMPRE NECESITAREMOS… EL ACEITE DE LA VIDA?”

15:30 – 16:00: Monitor de volumen minuto exspiron 2xi: anticipándonos al compromiso respiratorio en pacientes no intubados

Dr. Antonio Jerez, Hospital Clínico de Granada

16:00 – 16:30: Cuidando del corazón, intestinos y cerebro de los neonatos: métodos e innovaciones

Dr. Augusto Sola, Estados Unidos

 

 

DESCARGA EL PROGRAMA AQUÍ Programa 10º Encuentro Neonatos (506.1 KB) (2 páginas)

NOTICIA WEB: https://www.quironsalud.es/malaga/es/sala-prensa/noticias/400-pediatras-mundo-conectaran-10-encuentro-neonatologia

Publicado y archivado en General.

Uno de ellos ha sido Salvador, que llegó al mundo en la semana 24 de gestación y con solo 510 gramos de peso

 

Historia del hospital español que 'gradúa' a sus bebés prematuros extremos

Salvador junto a sus padres Enrique y Noelia, el día que abandona la UCI con su birrete

 

El equipo médico de Neonatología del madrileño Hospital Gregorio Marañón sigue celebrando la salida de la UCI del bebé prematuro Salvador, que llegó al mundo en la semana 24 de gestación y pesó tan solo 510 gramos. Los profesionales decidieron hacerle una fiesta de ‘graduación’ el día que salió de Cuidados Intensivos, lugar en el que estuvo más de cinco meses.

Es la primera vez que se lleva a cabo una “graduación formal” para un bebé extremadamente prematuro en el centro sanitario, aunque sí suelen hacerse pequeñas fiestas, explica a Redacción Médica el jefe de Servicio de Neonatología del Gregorio Marañón, Manuel Sánchez Luna, quien añade que este tipo de eventos “son necesarios” para que todo el equipo humano pueda “respirar profundo por haberlo conseguido y agradecerles que las cosas se han hecho bien y encima han ido bien”.

En el caso de Salvador, “el equipo quería agradecer a los padres la gran involucración que han tenido con su hijo desde que nació. Por el cuidado que han prestado a su hijo, han colaborado, han trabajado, se han implicado día y noche durante cinco meses y pico y nos parecía que el hospital les debía agradecer de alguna manera esa implicación tan grande”.

 

Salvador sale de la UCI junto al equipo sanitario y sus padres.

Salvador sale de la UCI junto al equipo sanitario y sus padres

 

Y es que los padres de Salvador, Enrique y Noelia, no han parado de luchar por su pequeño, que nació junto a su hermano gemelo y que murió al poco de nacer. Una “gran implicación” que ha servido de apoyo al personal sanitario. Por eso el hospital quiso agradecer esta labor y, en representación, “a todos los padres en general que tienen a sus bebés en las UCIS neonatales y que contribuyen de una manera muy positiva en la evolución de sus hijos”.

El Gregorio Marañón suele celebrar la salida de la UCI de los bebés prematuros. “Es un hospital en el que los padres participan e intervienen en el cuidado de sus hijos”, cuenta Sánchez Luna, para añadir que Salvador ha sido el niño que más tiempo ha estado, con lo que la implicación de sus padres ha sido más larga.

 

El bebé ha pasado cinco meses en la UCI.

El bebé ha pasado cinco meses en la UCI

 

“El niño ha sido muy especial”

Aunque el hospital ha celebrado pequeñas fiestas dedicadas a estas situaciones, nunca había realizado una graduación “de manera tan formal”. “Siempre que se da a un niño de alta que ha estado un tiempo largo siempre se tiene detalles con ellos. Esta vez ha sido algo muy especial porque el niño ha sido muy especial y sobre todo los padres han sido muy especiales”.

El jefe de Servicio de Neonatología explica que este tipo de eventos “son necesarios” para que todo el equipo humano pueda “respirar profundo por haberlo conseguido y agradecerles que las cosas se han hecho bien y encima han ido bien”.  “Es necesario que los profesionales vean un momento agradable, de alegría y de satisfacción. Nosotros creemos cien por cien en la humanización”.

Lo mismo ocurre para los padres del bebé, que es como “haber pasado una línea roja, es una sensación de respiro, de alegría, de saber que han superado un momento muy complejo en la vida de su hijo, por lo tanto, lo viven con mucha intensidad”.

 

Salvador, sus padres, Enrique y Noelia; y el jefe de Servicio de Neonatología, Manuel Sánchez Luna.

Salvador, sus padres, Enrique y Noelia; y el jefe de Servicio de Neonatología, Manuel Sánchez Luna

 

 

Fuente: redaccionmedica.com

Publicado y archivado en General.

Sabina Romero evidencia que estas mujeres vacunadas con ARNm transmiten anticuerpos por la leche a sus bebés

 

Hasta el momento no existen vacunas para bebés y niños contra la infección del coronavirus. Sin embargo, un estudio pionero en España evidencia que las madres lactantes que se han vacunado con Pfizer o Moderna transmiten anticuerpos contra el Covid-19 a través de la leche a sus bebés.

Esta investigación es un hallazgo canario de un equipo multidisciplinar del hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria liderado por la jefa de Sección de Neonatología del centro hospitalario tarifeño, Sabina Romero Ramírez, quien en conversación con este periódico ha explicado la experiencia sobre esta protección natural entre madres e hijos y hace un llamado a que este grupo de mujeres se sume a la campaña de vacunación. 

¿Cómo surge y en qué consiste el estudio?

El estudio surge ante la necesidad de tener algo más de información sobre el efecto de la vacuna en madres lactantes. El hecho de que las mujeres en periodo de lactancia sean excluidas de los ensayos clínicos generó muchas dudas en esta población al inicio de la vacunación. Las madres con dudas no sabían si debían o no vacunarse, y eso nos motivó a empezar el estudio. Cuando vimos que un grupo de mamis decidió ponerse la primera dosis de vacuna, iniciamos rápidamente el proceso de solicitar permiso al Comité de Ética de la Investigación con medicamentos (CEIm). El estudio consiste en hacer seguimiento longitudinal a estas madres de síntomas y de medición de anticuerpos en sangre y leche.

¿Cuándo empezaron y cuántas mujeres participaron en el estudio?

Empezamos a principios de febrero de este año. Han participado 96 madres, una embarazada y nueve madres sin vacunar. Son mujeres de una edad media de 36 años con 11 meses de media de lactancia, y 21 de ellas con más de dos años dando el pecho a sus hijos.

¿Con qué otras especialidades realizaron el estudio?

Pues la verdad es que cuento con un equipo maravilloso y de gente muy motivada. Somos un equipo multidisciplinar formado por microbiólogos, analistas clínicos, matronas, enfermeras de Pediatría y pediatras.

¿Cuáles fueron los principales resultados de la investigación?

Hemos encontrado que se genera inmunidad frente a la vacuna y esta pasa a través de la leche materna al bebé.

 

“Se genera inmunidad frente a la vacuna y esta pasa a través de la leche materna al bebé”

 

 

Sabina Romero Ramírez, jefa de Sección de Neonatología del hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria.

¿Presentaron (las mujeres y los bebes) algún tipo de reacciones adversas ante las vacunas administradas?

Presentaron reacciones similares a las descritas en la ficha técnica.

¿Cuál es el llamado que hace a las madres sobre la vacunación tras esta evidencia?

Las madres lactantes se pueden vacunar contra el Covid. Y para mejorar el conocimiento de las reacciones en ellas, se deben notificar los acontecimientos adversos que presenten en el sistema de notificación oficial.

Administración de vacuna Astrazeneca

¿Administraron la vacuna Astrazeneca en estas mujeres? ¿Hubo alguna complicación?

En el momento que iniciamos el estudio sólo estaban aprobadas las vacunas de Pfizer y Moderna por lo que no pudimos incluir a ninguna con Astrazeneca.

¿Cuáles fueron las principales dificultades? (contraindicaciones de vacunación, decisión personal)

La verdad es que las madres han estado muy implicadas con el estudio, no puedo más que hablar maravillas de ellas y de mi equipo.

¿Cómo será el proceso de esta investigación? ¿Hasta cuándo durará?

Ya los resultados los tenemos en nuestras manos y estamos en proceso de traducción. A las familias las acompañaremos hasta los 6 meses para ver cómo progresa todo y si desarrollan enfermedad en este tiempo.

 

Fuente: redaccionmedica.com

Publicado y archivado en General.

Diseñan un nuevo sensor ‘wireless’ para medir las constantes vitales a los recién nacidos en sus estancias hospitalarias que elimina incomodidades y facilita la lactancia y el contacto piel con piel con la madre

 

Incubadoras, máquinas, monitores, alarmas, el ambiente de una unidad de cuidados intensivos es lo menos parecido al tranquilo, cálido y protector vientre de una madre para un bebé que nace antes de tiempo. Su pequeña vida va a pasar por momentos cruciales en este lugar en el que luchará por sobrevivir durante varias semanas. Pegado a su diminuto cuerpo, un enjambre de cables vigilará que su corazón lata, que el ritmo sea el adecuado, que respire correctamente, que el peligro esté controlado. Pero esa maraña daña su delicada piel, dificulta al personal médico sus cuidados más básicos e impide a sus padres abrazarlo para darle ese cariño que tanto ansían.

La tecnología inalámbrica, que ha eliminando las conexiones electrónicas por contacto, ahora puede jugar un papel importante y evitar, de una vez por todas, que los recién nacidos salgan adelante enchufados a un aparato. Gracias a ella, un grupo de 45 pediatras, dermatólogos e ingenieros de la Universidad estadounidense de Northwestern (Illinois) ha desarrollado un biosensor sin cables que registra las constantes vitales de los neonatos y se comunica con una antena receptora ubicada bajo el colchón de la cuna. Desde un simple teléfono móvil o una tableta, una aplicación permite el acceso a esos datos que llegan a una estación central por ondas de radio. Así, los médicos y las enfermeras pueden monitorizar al bebé y conocer, en todo momento, cómo se encuentra. Este avance hace más fácil la tarea de los especialistas, es más cómodo para el niño y facilita que sus padres puedan, por fin, sostenerlo.

El biosensor consta de un parche muy fino de silicona, con pequeños electrodos ultradelgados que miden la temperatura, la frecuencia cardíaca, respiratoria y la presión arterial. Además proporcionan mediciones avanzadas, como el flujo sanguíneo la función cardíaca y variaciones de la presión arterial durante el transcurso del día, que son clínicamente importantes y que antes no se podían registrar.

No lleva pila, es muy flexible y se adhiere fácilmente a la piel del tórax una vez humedecido con agua. “Hemos tenido mucho cuidado en elegir componentes como la silicona (que se tolera muy bien en comparación al látex) y sustancias mínimamente adhesivas que tengan un riesgo de sensibilización por contacto muy bajo o nulo”, ha explicado a Elmundo.es la autora principal del estudio publicado en Science Amy Paller, dermatóloga, pediatra y directora del Centro de Investigación de Enfermedades de la Piel de la Escuela de Medicina Feinberg (Universidad Northwestern, EEUU).

Se trata de un instrumento menos invasivo que sustituye a los cinco o seis cables, electrodos y adhesivos que se suelen colocar a cada bebé. El método tradicional a menudo lesiona su frágil piel, produciendo erupciones, ampollas y cicatrices que de complicarse pueden dejar marcas de por vida. Por otro lado, permite el contacto piel con piel entre madre e hijo, tan importante para los recién nacidos. Esta interacción, que reduce el riesgo de complicaciones pulmonares, problemas hepáticos e infecciones, resulta ahora muy dificultosa a través de los cables. Además, como el parche es transparente, es compatible con las técnicas de imagen de rayos X, las resonancias magnéticas y las tomografías computarizadas.

“Es un gran avance que esperábamos desde hace tiempo”, ha señalado a este periódico Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y presidente de la Asociación Internacional de Neonatología. “El cuidado intensivo neonatal precisa de una tecnología muy compleja. Los sensores actuales necesitan una conexión por cable, lo que hace, a veces, muy complicada la manipulación de los mismos y de los propios pacientes”, ha añadido.

Sánchez Luna cree que podría aplicarse en casi todos los neonatos y que ofrece la posibilidad de reducir los riesgos de desconexión de los pacientes. “La mayoría de los recién nacidos de las UCIs, cuando están estables, son puestos en contacto piel con piel con sus madres. El cableado de los sensores actuales dificulta en gran medida esta movilización y provoca con frecuencia el disparo de alarmas no reales”, ha destacado.

Sin embargo, para este especialista en cuidados intensivos de pediatría, la nueva tecnología inalámbrica plantea a su vez serios problemas. “Cada vez hay un mayor número de dispositivos inalámbricos que se conectan a los pacientes en el ambiente hospitalario. Sus ventajas son evidentes, pero el riesgo de interferencias, accidentales o voluntarias genera dudas acerca de la seguridad de los mismos”, ha dicho. “En un futuro necesitaremos más biosensores combinados, que en apenas un sólo dispositivo podamos recoger la información vital de los pacientes. El reto será mantener la seguridad de la conectividad y evitar los riesgos de interferencias en los centros hospitalarios”, ha afirmado.

DISPONIBLE EN DOS AÑOS

Según publica este jueves la revista Science, este biosensor inalámbrico ya ha sido probado con éxito en 70 recién nacidos y, en comparación con los sistemas tradicionales que proporcionan estos datos mediante cableado, los resultados han sido igual de precisos y seguros. En Estados Unidos, se espera que estén disponibles en dos o tres años, mientras que la comunidad internacional ya trabaja para que también llegue a países en desarrollo como Zambia, India o Pakistán.

El precio de cada parche ronda los 9 euros, pero, dado que más de un dispositivo puede conectarse por vía remota a un único terminal, podrían ahorrarse aparatos y abaratarse de forma notoria el coste final de esta tecnología. “Hemos unido más de 6 dispositivos a un solo móvil. Esto permite controlar a varios bebés con una sola tableta, lo que permitiría que una sola enfermera o un médico vigile a varios bebés. Además, también reduciría los costos”, ha corroborado a este medio Shuai (Steve) Xu, codirector del trabajo y director médico del Centro de Electrónica Bio-Integrada de la Universidad Northwestern.

 

APLICABLE A OTROS PACIENTES

Este biosensor inalámbrico, que podría cambiar la forma en que se monitorea a los bebés en todo el mundo, a los prematuros o a aquellos que presentan una enfermedad debilitante, puede aplicarse a su vez a otro tipo de pacientes. “Ya se está implementando en otras unidades de cuidados intensivos dentro de nuestro sistema hospitalario, con niños y adultos, así como en la monitorización durante el embarazo“, ha asegurado Paller.

Hay que destacar, además, que el dispositivo proporciona al médico una información continua, en lugar de un registro de un único dato en el tiempo, lo que puede resultar de gran utilidad para la vigilancia de ciertas dolencias. “Ya están en proceso distintas variedades de dispositivos con sensores pequeños y flexibles que, más allá de recoger signos vitales, pueden desde medir la temperatura para estudiar una inflamación a detectar la mejoría de enfermedades de la piel que cursan con picor o medir el sudor”, ha adelantado Paller.

 

 

 

Fuente: elmundo.es

Publicado y archivado en General.

Se estima que durante la cuarentena pudo haberse incrementado en unos tres kilos el peso medio de la población infantil española – Los niños obesos del hoy, los enfermos cardiovasculares del mañana

 

 

Los pediatras malagueños han percibido un incremento de la obesidad infantil en Málaga tras el confinamiento provocado por la pandemia. La obesidad infantil era un claro problema en España desde años anteriores con cifras de las más altas de Europa pero, en 2020, se ha visto aún más pronunciada por la cuarentena.

«Durante el confinamiento pudo haberse incrementado en unos tres kilos el peso medio de la población infantil española, a razón de al menos uno por mes», señala el doctor Manuel Baca, jefe del Servicio de Pediatría y Neonatología del Hospital Quirónsalud Málaga.

La obesidad infantil ha aumentado durante la pandemia perfectamente entre un 10 y un 20% en Málaga, cuenta el doctor Manuel Baca, que perfila asimismo que este aumento se ha desarrollado de dos maneras. Por un lado, los niños han perdido los hábitos de cultura gastronómica que sus padres han ido creando y, por otro, el sedentarismo, la pérdida del ejercicio que hacían en el colegio o incluso los juegos con amigos en los parques. El resultado de ambas circunstancias ha conllevado a que los más pequeños hayan aumentado de peso.

Como dato llamativo, la secretaria de la Asociación Andaluza de Pediatría de Atención Primaria, Leonor Quesada, reconoce que a la consulta llegan más padres preocupados por la delgadez de sus hijos o por lo poco que comen que aquellos que sufren obesidad y que llegan a la consulta por otras cuestiones, lo que refleja la poca conciencia social que hay respecto a este tema y que preocupa muchísimo a los pediatras.

Quesada, que además trabaja en el centro de salud de Torre del Mar, señala que «la obesidad es otra pandemia» y denuncia que sería muy importante que en la atención primaria de Andalucía existiera la figura de una enfermería para la población infantil que sí que existe en el resto de comunidades autónomas y que tan primordial es para solucionar el problema de la obesidad infantil.

Niños comiendo en un comedor escolar de Málaga.

Un drama oculto

La infancia y la adolescencia son el campo de abono donde posteriormente se van a desarrollar enfermedades en los adultos. Según Manuel Baca, la diabetes o la hipertensión están especialmente sedimentadas en los hábitos que adquieren los niños. Lo denomina «un drama oculto», unos malos hábitos cuyos efectos no se perciben en un principio pero de los que al final se acaba viendo el rastro que dejan en la salud de cada uno.

 

La importancia de comer juntos

«Los niños son el reflejo de lo que comen sus padres. Es primordial que se sienten a la mesa con ellos ya que si el niño ve a su madre o a su padre comiendo ensalada ellos también van a querer comerla», señala Mar Cobos, dietista y nutricionista.

De igual forma, los expertos señalan que comer en familia y ajustar un horario de las comidas no solo favorece la dieta del niño sino también a su comunicación y su rendimiento escolar.

El momento es más que primordial si los padres tienen largos horarios de trabajo puesto que es el momento en el que pueden preguntarle a los más pequeños cómo les ha ido el día. Este apoyo familiar logrará unos mejores resultados escolares por parte del progenitor.

Cobos señala, asimismo, que no entiende por qué los niños han engordado durante el confinamiento. «Antes nos quejábamos de que no teníamos tiempo y por eso cocinábamos poco y tendíamos a comer peor pero, en el confinamiento han tenido tiempo los padres de sobra para hacer recetas saludables».

Además, respecto al cambio de hábitos, la secretaria de la Asociación Andaluza de Pediatría de Atención Primaria, Leonor Quesada, reconoce que los menores nos dieron una auténtica lección durante el confinamiento. «Muchos de los niños casi que estaban encantados de estar en casa y pasar más tiempo con sus padres».

 

Efectos psicológicos

«Los niños han sufrido algo muy importante para ellos, la pérdida de la socialización y hábitos de vida externa que han fomentado este sedentarismo». Asimismo, habla de los trastornos psicológicos en los más pequeños. «Los niños aprenden de todo lo que les rodea, principalmente de sus familias pero también del ámbito externo, algo de lo que se les ha privado estos meses y que ha hecho que se produzca, en muchos casos casos, un retraso del lenguaje importante».

En los niños más mayores también se han percibido efectos negativos: una gran parte de ellos han desarrollado un gran vínculo con las pantallas. «Han creado una dependencia psicológica respecto a estos mundos que los padres siempre han tratado de remediar y que han desarrollado en tan solo tres meses», cuenta el pediatra Manuel Baca.

 

El sueño, tan importante

Otro problema que remarca Baca es el trastorno del sueño; la peor combinación las pantallas y una mala alimentación. «El sueño necesita una higiene muy importante de tal manera que si tu no sigues una serie de premisas el sueño pasa a ser escasamente efectivo. Esa vida sedentaria ligada a los constantes inputs luminosos de las pantallas hace que el niño no establezca un periodo de desconexión previamente al acostarse sino que incluso se mete en la cama con la consola, televisor u ordenador con lo cual las fases de sueño más y menos profundo no se producen en el ritmo adecuado y el niño pierde mucha calidad del sueño», explica el facultativo.

 

Recomendaciones

Los especialistas constatan que es primordial evitar el sedentarismo a través de al menos una hora de ejercicio diario. Respecto a este tema, Mar Cobos, dietista, destaca que ante una situación de confinamiento siempre se puede hacer ejercicio en casa. «Yo no he dejado de hacer ejercicio online desde que comenzó la pandemia, es muy buena opción».

 

 

 

Fuente: laopiniondemalaga.es

Publicado y archivado en General.

La unidad de neonatología del hospital de Bathalapalli, en India, ha logrado reducir la mortalidad infantil del 4,7% al 1,5% en cinco años

 

“Sin el hospital pediátrico de Bathalapalli (India), la mayoría de los bebés que sobreviven gracias a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de neonatos habrían muerto. Sus padres no podrían costearse esta atención médica de calidad en ningún otro lado”. Las palabras del doctor Dasaratha Ramaiah, jefe de Pediatría del centro que creó la Fundación Vicente Ferrer (FVF) hace casi dos décadas, son claras. El hospital, situado a unos 30 kilómetros de la ciudad de Anantapur, se ha convertido en la oportunidad de vivir para muchos recién nacidos de 1.280 pueblos del sur del país. Su logro: reducir la mortalidad infantil del 4,7% (con 1.334 ingresos) al 1,5% (con 1.523 ingresos) en tan solo cuatro años.

La luz de la sala es azulada y muy tenue. Los ruidos casi inexistentes. Los bebés, casi siempre prematuros, con un peso inferior a 1.500 gramos o con necesidad de soporte respiratorio, duermen en las 30 incubadoras con las que cuenta la UCI. Lo hacen en una especie de cojines más mullidos a los extremos que simulan ser dos brazos que los acunan y que son tejidos artesanalmente por un sastre de la comunidad. Cubren todo su pequeño cuerpecito y hacen que se sientan arropados. Al lado de las incubadoras, algunas madres se sientan varias horas al día para practicar lo que se conoce como método canguro. Se colocan al bebé piel con piel sobre el pecho para que se alimente y les proporcionan calor. Según el equipo médico, todos estos cuidados que se han establecido en los últimos años en la unidad reducen el estrés de los bebés y mejoran los periodos de descanso, lo que se traduce en mejores resultados en su neurodesarrollo y en una menor estancia hospitalaria.

El doctor Ramaiah viajó a Barcelona el pasado mes de octubre para compartir estas y otras experiencias con colegas españoles para mejorar los protocolos de atención a los recién nacidos. No puede ocultar su alegría cuando habla del reciente premio que el Foro Nacional de Neonatología de India ha otorgado a la UCI neonatal de su hospital para reconocer cómo sus tratamientos en las áreas de cuidados intensivos, intermedios y de observación han mejorado y se han incrementado los recursos materiales para una mejor atención a los bebés. Una labor imprescindible en un país que concentra el 24% de las muertes neonatales del mundo, seguida por Pakistán (10%) y Nigeria (9%), según datos de Unicef.

Dos abuelas bañan a sus nietos en el Hospital Pediátrico de Bathalapalli (India).
“Este reconocimiento ha motivado a todo el personal a seguir manteniendo el trabajo de buena calidad que han estado haciendo todos estos años y ha supuesto exponer a escala nacional el alto estándar de cuidados que brindamos en Bathalapalli. Esto está atrayendo cada vez a más profesionales a trabajar en nuestro hospital rural”, cuenta Ramaiah a través de correo electrónico. Y no es para menos, porque en India hay cuatro veces más trabajadores de la salud por persona en áreas urbanas a pesar de que más del 70% de la población vive en zonas rurales. Los datos son esclarecedores. Hace 40 años en Anantapur había una enfermera por cada 8.000 habitantes, hoy solo la sala de la UCI neonatal cuenta con 30 enfermeras y cinco médicos.

No existe una fórmula mágica para reducir la tasa de mortalidad infantil, sino años de trabajo y esfuerzo por parte de los médicos indios y también españoles. “Cada año, unos 25 doctores españoles viajan a Anantapur para mejorar los proyectos de salud de la fundación en áreas como pediatría, ginecología, obstetricia o cirugía. Cada uno de ellos trabaja con un médico indio que posteriormente visita también España para seguir su formación. Lo que hacemos es consensuar los protocolos para ir mejorando juntos”, cuenta por teléfono el doctor Ferrán Aguiló, coordinador de Sanidad de la FVF. “Tenemos un programa de diagnóstico precoz con un equipo formado por médicos de ambos países de problemas auditivos, visuales y neurológicos en los bebés. Juntos estudiamos los casos, que después se tratan en el mismo hospital o se derivan a Bangalore o Hyderabad”, concreta.

En Bathalapalli, los protocolos de control de infecciones y de limpieza se aplican con rigor. El lavado de manos es estrictamente obligatorio para cada persona que entra por la puerta de la UCI. También el protocolo de almacenamiento de la leche materna ha mejorado. Desde 2013, se realiza en pequeños contenedores de acero, sustituyendo las tazas de barro que se utilizaban anteriormente para beber té chai. Este hecho evita que la leche se contamine, disminuyendo las infecciones.

Para salvar la vida de los bebés, el trabajo del equipo médico empieza mucho antes de que estos hayan nacido. Con más de 4.500 partos al año, solo en el hospital de Bathalapalli, el seguimiento de las madres gestantes es fundamental, ya que muchas sufren complicaciones durante el embarazo, como anemia, diabetes o eclampsia. Pero es difícil que estas acudan al hospital para realizarse las revisiones médicas pertinentes debido a la falta de cultura sanitaria, sobre todo en estas zonas rurales. Por eso, los más de 4.300 talleres de sensibilización que ha impartido la FVF sobre la importancia de que las mujeres asistan a revisiones médicas y de tener hábitos de vida saludables, una nutrición adecuada y unas prácticas de higiene para prevenir enfermedades transmisibles, han sido fundamentales para reducir el número de bebés que necesitan las incubadoras u otros tratamientos al nacer.

 

Una profesora y sus alumnos en la escuela de Edula Mustur (India).

 

 

“Los niños recién nacidos se quedan casi siempre con la abuela porque la madre tiene que volver al campo a trabajar. A veces compran leche de fórmula, pero les resulta cara y la diluyen demasiado. También les dan leche de cabra o esperan a alimentar al niño al final del día cuando la madre regresa del campo. En el hospital se las sensibiliza sobre la importancia de dar el pecho”, explica Núria Torre, pediatra especializada en neonatología que pasó seis meses trabajando en la UCI de Bathalapalli. El equipo de la fundación también lucha en estos talleres contra las supersticiones en las embarazadas que dictan, por ejemplo, que si la madre vomita solo puede beber un vaso de agua con chili al día. Estas prácticas agudizan la anemia y el déficit de vitaminas de las madres.

La lucha contra la mortalidad infantil sería más difícil sin ellas, las mujeres del sari verde. Este indumento las identifica como trabajadoras de salud rurales, que complementan la red hospitalaria existente, dando una atención primaria en las aldeas alejadas de los hospitales. Se encargan de la atención prenatal e infantil y explican nuevos hábitos sanitarios para mejorar la salud de las embarazadas. Además, se encargan de los programas de vacunación contra la polio o la malaria y de atender los problemas básicos de salud. Ellas son el primer eslabón para acabar con la mortalidad infantil.

 

 

Fuente: elpais.com

Publicado y archivado en General.

Juan e Ignacio García Castelló son gemelos y fundadores de Música en Vena, una asociación que trata de humanizar la estancia hospitalaria introduciendo la música en directo en más de 20 centros españoles.

 

Todo el mundo siente un pequeño escalofrío al entrar en un hospital. Si no es ese olor penetrante a química desinfectante es el tacto áspero de las sábanas de ribete azul. Si no es ese puré insípido e incoloro es el sonido de los monitores o los zuecos de las batas verdes golpeando el terrazo. Los cinco sentidos trabajando de mil maneras para recordarte que estás en un lugar frío y hostil. Todo ello muy a pesar de los esfuerzos pacificadores de los maravillosos profesionales que suelen habitar allí.

En realidad los sentidos son cómplices de tus (malos) recuerdos, tratan de rescatar ese dolor escondido, esa experiencia traumática imaginada, propia o familiar que pasaste o barruntas que algún día vivirás allí. El entorno es propicio para generar una situación de estrés emocional que, curiosamente, sólo desaparece con los sonidos estridentes de loza y cristal de, por ejemplo, la cafetería; territorio neutral para nuestro corazón y nuestros sentidos. Ese sonido cotidiano de la cafetería nos devuelve a una realidad que tranquiliza.

¿Y si buscamos el mismo efecto en otras partes más duras del hospital? ¿Y si trabajamos por mejorar ese espacio de dolor, esquivo y hostil para pacientes y familiares y así enriquecemos el confort de su estancia? ¿Y si engañamos a esos sentidos para vestir de normalidad el espacio navegando entre vivencias positivas y no a través de nuestros peores recuerdos?

Eso es lo que intenta la asociación sin ánimo de lucro Música en Vena desde 2013. Utiliza la mejor herramienta para rescatar la nostalgia buena, la que solo despierta las mariposas del estómago o evoca esa felicidad ya vivida: la música.

La música que cura sin ser medicina

El proyecto pretende una transformación social en el ámbito de la salud con un programa muy profesional. Y va camino de ello. Más de 6.000 músicos han realizado ya 2.200 microconciertos para un total de 44.000 pacientes en los 17 centros con los que se trabaja en la Comunidad de Madrid desde hace seis años. También colaboran con otros de Barcelona y Valencia.

Las audiciones para integrar la plantilla que hace posible Música en Vena son tan exigentes como las del mejor de los conservatorios. Rozalén, Rafael Amargo, Carlos Núñez, Sandra Carrasco, Los Secretos… La nómina de músicos consagrados que han participado en alguno de sus conciertos a pie de cama también revela la categoría del proyecto.

 

El contrabajista Mario Carrillo, en el Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid).

 

 

Algunos de esos profesionales han descubierto un nuevo mundo actuando para los enfermos de oncología, rehabilitación o incluso en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). “Leo Nucci, barítono acostumbrado a llenar el Auditorio Nacional con La traviata de Verdi, nos dijo que el hospital es uno de los mejores escenarios donde había cantado jamás”, cuenta orgulloso uno de los socios fundadores. No es el único. La cantante Rozalén, que también es psicóloga, ha experimentado esa catarsis personal con un público “que no es ni mejor ni peor, simplemente es distinto, agradecido, sensible y muy receptivo a interactuar con ellos”.

Pero Música en Vena trata de empoderar también a esos talentos no tan conocidos y con dificultades para encontrar una salida profesional digna para su larga y complicada formación. Ofrecen una oportunidad laboral con doble gratificación, una de ellas impagable. Si tradicionalmente el mundo del espectáculo se ha apropiado injustamente de la música dificultando el acceso a estos músicos, ¿por qué no llevarla también a otros escenarios para mejorar la oferta?

Esa profesionalidad en el organigrama ayuda a despejar otras dudas. Música en Vena no es musicoterapia, no es medicina alternativa, no trata de sustituir ningún recurso médico; simplemente se integra en el sistema para ayudar a crear un entorno mejor para los pacientes, familiares y sanitarios y así transformar el aburrido ecosistema sanitario. Tanto con tan poco. No es más que ese gesto prodigioso tan rutinario, como ponerse unos auriculares para convertir el aburrido trayecto al trabajo en un viaje único y alucinante. Si nadie puede prescindir de la música en su vida, ¿por qué estaba tan ausente en los hospitales?

Con todo ello, la asociación lleva tres años preparando un estudio científico en colaboración con el 12 de Octubre y aprobado por su comité ético para calibrar el efecto terapéutico de toda esa música en directo con los pacientes de medicina intensiva, neonatología y rehabilitación del hospital. Es un primer paso ambicioso y normativo para intentar oficializar sus terapias.

Hay estudios que demuestran que la música provoca en el cerebro un efecto similar a algunas drogas. Otros que dicen que la música clásica tiene un efecto en genes responsables de producir sensaciones de placer, pero todavía no hay ningún trabajo que recopile los efectos de una terapia hospitalaria como la de Música en Vena.

 

 

 

También hasta el Severo Ochoa de Leganés (Madrid) acude la violinista Maureen Choi como parte del equipo.

 

El nuevo estudio en marcha se llama MIR (Músicos Internos Residentes). Un grupo de 40 profesionales que acuden diariamente a establecer esa relación única con los pacientes. Durante sus sesiones se toman registros de los cambios en parámetros fisiológicos medibles y objetivables mediante el método científico para, al final del trabajo, hacer una valoración técnica de los efectos de la música en sus patologías. Eso será en 2019.

Una dificultad personal convertida en proyecto de vida

Dos de los responsables de este tinglado son los gemelos Juan e Ignacio García Castelló. Hoy, con 23 años bien vividos entre guitarras, pianos, cajas de ritmos y muchas batas blancas, no hay momento que no se les vea tararear, chasquear los dedos o golpear rítmicamente sus manos contra casi cualquier cosa que esconda algún ritmo. Llevan la música en vena y no es casualidad: su familia la ha utilizado como hilo conductor de sus vidas desde que se precipitaron al mundo.

Los gemelos nacieron prematuros y pasaron una larga temporada entubados en las urnas de cristal del 12 de Octubre de Madrid. Esa misma música que ya les acompañó en el complicado embarazo regresaría durante su incubación de las manos y cuerdas vocales de Virginia Castelló Castro, madre, fundadora y hoy presidenta de Música en Vena. El recurso de la nana es una tradición tan antigua como el lenguaje y sirve para sincronizar los ritmos naturales de madre e hijo. Nada nuevo.

Pero la idea de la asociación no nació mientras Virginia tarareaba el Duerme negrito de Mercedes Sosa a sus neonatos. El proyecto surgió hace seis años cuando su cuñada tuvo una estancia hospitalaria gélida como última experiencia de vida. ¿Por qué el final de tus días hay que pasarlos en un entorno tan áspero?

Virginia y el padre de los gemelos, el arquitecto y crítico musical Juan Alberto García de Cubas, pensaron en la necesidad imperiosa de dar color a esa experiencia sanitaria tan gris. Como expertos diseñaron un proyecto basado en la humanización y profesionalidad musical, en el voluntariado, el empleo y la investigación. No vale con poner la radiofórmula en el hilo musical o un par de funciones para disfrazar el ambiente hospitalario; el paciente tiene que tocar, sentir y escuchar los latidos y las emociones de un músico profesional que se implica, que comunica y que a la vez también disfruta de las reacciones de los enfermos y sanitarios. Se trata de reeducar esos sentidos atrofiados por el miedo escénico mediante una experiencia única, coral y recíproca.

El ciclo se cierra 23 años después. Hoy son sus hijos, aquellos primeros neonatos acunados con las nanas de Virginia, los que amenizan a pie de cama con su voz y una guitarra a otros prematuros que, al igual que hicieron ellos, saludan por primera vez al mundo con un buen chute de Música en Vena.

¿Cómo mejor si no?

 

 

 

 

Para ver el vídeo: Los beneficios de la música en la salud. Juan e Ignacio

 

Fuente: elpais.com