Publicado por & archivado en General.

El Banco de Sangre y Tejidos de las Islas Baleares hace un llamamiento para que las mujeres que hayan dado a luz en los últimos cinco meses se hagan donantes

 

En la semana de la lactancia materna nos hacemos eco de la petición del Banco de Sangre y Tejidos de Baleares que piden más madres donantes de leche para poder atender a los bebés prematuros hospitalizados. Señalan que ahora mismo hay un momento de escasez en el que la demanda de leche materna en los hospitales ha crecido pero las donaciones no son suficientes. Hacen un llamamiento para que los mujeres que hayan dado a luz en los últimos cinco meses se hagan donantes y es que la leche materna es necesaria para ayudar a neonatos que, por razones médicas, necesitan aumentar sus defensas.

El director gerente del Banco de Sangre y Tejidos de Baleares, Ismael Gutiérrez dice que para un neonato esta donación de leche materna puede significar la “vida o muerte al tratarse de bebés muy prematuros o que han perdido a su madre, situaciones críticas para el crecimiento y desarrollo del bebé e incluso la propia vida”.

 

 

Cartel Informativo

 

 

La leche materna actúa como protector del aparato digestivo del neonato, evita la aparición de la necrosis intestinal y facilita la recuperación después de una intervención quirúrgica. Las madres que estén dando el pecho y que disfruten de buena salud pueden hacerse donantes.

Un requisito indispensable es no tener ningún síntoma relacionado con el coronavirus y que no hayan transcurrido más de cinco meses desde la fecha del parto. Es en este periodo cuando la leche materna posee los nutrientes y agentes inmunológicos óptimos, convirtiéndose en el mejor alimento para el neonato.

Las madres interesadas tienen que contactar con el Banco de Leche Materna del Banco de Sangre y Tejidos de Baleares en el teléfono al 971764433, y acudir el día de la cita al Banco de Sangre y Tejidos en la calle Roselló i Cazador, 20 de Palma dónde se realizará una entrevista médica y una analítica. Las madres reciben un extractor o sacaleches y envases para recoger sus donaciones. Ya en su casa, las donantes guardan en estos envases la cantidad sobrante en el congelador de su domicilio y llaman a la institución para que envíe a un mensajero a buscarla.

Una vez en el banco, el personal analiza la leche, la pasteuriza y la congela hasta su utilización. Cuando los médicos de los servicios de neonatos de los hospitales recetan esta leche, el Banco de Leche Materna la distribuye a estos centros sanitarios.

 

 

Fuente: cadenaser.com

Deja un comentario

  • (no será publicado)