Publicado por & archivado en auxilio, consejos, General, niños, pediatra, recomendaciones, salud, salvamento, uncibay.

nariz– Mantenga la calma y tranquilice a su hijo.
– Con el niño sentado en una silla o encima de su falda, incline su cabeza ligeramente hacia delante.
– Pellízquele suavemente la parte blanda de la nariz, justo debajo del hueso central (o tabique) de la nariz con un pañuelo de papel, toallita o paño limpios.
– Aplique la presión de forma ininterrumpida durante unos 10 minutos; si deja de aplicarla antes, se reiniciará la hemorragia.
– No incline la cabeza de su hijo hacia atrás. Esto haría que la sangre le bajara por la parte posterior de la garganta y el mal sabor de la sangre podría provocarle náuseas, tos y/o vómitos.
– Tras cortar la hemorragia, pida a su hijo que se relaje durante un rato. Insístele a no sonarse, hurgarse o frotarse la nariz y a no participar en juegos brutos o movidos después de la hemorragia nasal.

Deja un comentario

  • (no será publicado)