Publicado por & archivado en adolescentes, ahogamiento, auxilio, bañistas, baño, consejos, indicaciones, málaga, niños, pediatra, pediatría, piscinas, playas, recomendaciones, salvamento.

Según el Ministerio de Sanidad, en 2011 fallecieron en España casi 500 personas por ahogamiento; a las que habría que sumar otras 535 que pudieron ser rescatadas a tiempo. Con estas cifras sobre la mesa, y el fatídico arranque de este verano, los especialistas destacan una serie de recomendaciones para evitar estos accidentes.

“El primero y fundamental es que se respeten las indicaciones que realizan los servicios de salvamento martítimo”, explica a ELMUNDO.es Juan Jesús Hernández, responsable del Plan de Salud de Cruz Roja. Eso incluye tanto el color de las banderas en la playa, como las indicaciones de los socorristas, bañarse sólo en lugares habilitados para el baño o no hacerlo de noche. “Nosotros no somos una policía, pero una bandera roja en la playa debería ser suficiente para que nadie se bañe”, apunta.

El segundo consejo que realiza Hernández a los bañistas es que no sobrestimen sus capacidades y habilidades en el agua. “Aunque en adultos pueden influir muchos elementos en un ahogamiento accidental, en muchos casos influye pensar que se tiene una resistencia o que se pueden realizar grandes distancias en el agua”, destaca el responsable de Criz Roja.

En este apartado, Hernández hace un inciso especial con respecto al alcohol y otras sustancias que pueden mermar las capacidades de los bañistas. “Igual que en los accidentes de tráfico, la bebida puede reducir nuestras disminución de riesgo en el agua”, destaca. Además, se desaconseja meterse en el agua después de una comida copiosa, o salir en cuanto uno empiece a sentir frío o a encontrarse cansado.

En el caso de observar que alguien se está ahogando, este especialista recomienda no acudir al rescate “si no se tiene la formación y capacidad adecuada”, porque el propio rescatador puede poner en peligro su vida; “igual que no vamos a apagar un incendio aunque lo estemos viendo”.

Lo más práctico si no hay ningún equipo de salvamento en la zona es tirarle a la persona que se está ahogando algo que flote para que se pueda agarrar. “En condiciones de mar picada, si una persona intenta acudir al rescate sin estar preparada, lo más probable es que ambos se vayan al fondo”.

Con la persona ya en tierra, Cruz Roja aconseja la estrategia PAS: proteger, avisar y socorrer. “Es decir, una vez que ya hayamos salido del agua y estemos en un lugar seguro, lo fundamental es llamar a los servicios de emergencia o al 112”, subraya.

Aunque Hernández considera que toda la población debería tener al menos unas nociones básicas de primeros auxilios que se puedan poner en práctica en este tipo de situaciones, en caso de no ser así, recomienda valorar la conciencia, respiración y pulso del accidentado. “Si está consciente, significa que respira y tiene pulso, por lo que no hay agua en sus vías respiratorias. Es posible que tenga agua en el estómago, por lo que hay que ponerlo de lado para que no se ahogue en caso de que vomite”.

En el caso de una persona inconsciente, concluye, las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) son las mismas que se realizarían en cualquier otro escenario diferente de un ahogamiento. [VEA EL GRÁFICO]


FUENTE: DIARIO EL MUNDO.

Deja un comentario

  • (no será publicado)